(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Las cantaoras : cuadro lírico-popular en un acto y en verso"

1 6 7 2 

EL TEATRO 



COLECCIÓN DE OBRAS DRAMÁTICAS Y LÍRICAS. 

LAS 

CANTAORAS 

CUADRO LÍRICO-POPULAR 
EN UN ACTO Y EN VERSO, 



I-ETRA Y MLB'CA, ORlGlTiAI. DE 



D. JOSÉ MARÍA OVEJERO. 



m f %i 



MADRID, 



FLORENCIO FISCOWICH, EDITOR, 

{Sueeser de Hijos de A. Guilén.) 
PEZ, 40.-OFIC1NAS: P0ZAS,-2-2.* 

mi. 



áUlENTO i LA &DICIÓN DE 1.' DE AGOSTO DE 1880. 



COMEDIAS Y DRAMAS, 

TÍTULOS. ACTOS. AUTORES. 



Propiedad 

qoe 
corresponde 



k easa... quellaeve 

iCentral? 

Cuestió de faldes 

El año uno 

El barber de carrero 

El cusament de les borles 

El Conde Lotario 

El día del sacrificio 

El Indiano 

En la pendiente 

Enredarla madeja 

Esperanzas 

El lune^ del Escorial 

Entre el amor y el deber 

La alcaldesa 

La boda de mi criada 

La lista grande 

Les botiques de la O 

Los demonios en el cuerpo 

Los sinapiismos 

Patria y libertad 

Pedro Jiménez 

Ponerse la venda 

Quedarse en tierra 

Servicio forzoso , 

Un matrimonio político 

El doctor Olmedo 2 

La piedad de una reina 2 

La sefiora de Matute 2 

Las moscas 2 

Clases de adorno 3 

Dos fanatismos- 3 

El bandido Rejo 3 

El cazador de Águilas 3 

El centenario, ó la familia Fauvel.. 3 

El día del desposorio 3 

El doctor Lorenzo 3 

El nuevo Tenorio 3 

El maldito ó un lio de oro 5 

El tarjetero de marfil 3 

La doctora 3 

La encubridora 3 

La doctoresse 3 

La buella del crimen 3 

La loca de aldea 3 

La ladrona de niños , 3 

La sonámbula 3 

La realidad y el delirio 3 

Las aves de rapiña 3 

Los caballeros del bierro 3 

María Antonieta Reina de Francia.. 3 

Tete de Linotte 3 

Vivir en «w ande 3 

Felipe Derblav 4 



D. Ayllón López , 

Adolfo Llanos 

Amonio Roig 

Larra y Páris 

Antonio Roig 

Antonio Roig 

José Echegaray 

Miguel Kchegaray 

En ríque Segovia 

F. Javier Santero 

N. N 

F. Javier Santero 

Mariano de Larra 

José Soto Pedreño 

Enrique Segovia 

E. Segovia 

M. Echegaray , 

Antonio Roig 

M. Echegaray ,. 

Ricardo Blasco 

Marcos Zapata 

José M.^ Gutiérrez de Alba . , 

Cuesta y Cay 

Eduardo Navarro 

R. Blasco 

N. N 

F. Javier Santero 

Marcos Zapata 

Navarro 

E. Segovia 

Antonio Sánchez 

JosélEchegaray 

N. N 

Rossendo Arus 

N. N 

Tomás Mur 

Rosseado Arus 

Bartrina y Arus 

Eloy Perillán 

Mariano Vallejo 

Joaquín Cabot 

Bago y Francos 

Ferrier y Boccage 

Rossendo Arus 

N. N 

N. N 

Luis Sagur 

José Echegaray 

Sres. Arus y Vidal 

Juan Artaii 

N. N 

Barriere y G ondínet . * 

Miguel Echegeray ...% 

Georges Obnet 



Todo. 



» 
Mtad. 
Todo. 



LAS CANTÁORAS. 



LAS GANTAORAS 

CUADRO LÍRICO-POPULAR 
EN UN ACTO Y EN VERSO 



tETRA T MÚSICA, ORIGINAL DE 



D. JOSÉ MARÍA OVEJERO. 



Representado por primera vez en el Teatro de MARAVILLAS la noche 
del 13 de Julio de 1887. 



MADRID. 

IMPRENTA DE JOSÉ RODRÍGUEZ* 

Atocha f iOO, j)rineipal, 
4887. 



PERSONAJES. 



ACTORES. 



LUCÍA (la caataora) Srta. Segoví a. 

LA MORENA Alba. 

DOLORES Sra. Vidal. 

CIMARRÓN o Sres. Mesejo (E.) 

PALILLO^ Carreras. 

ANTONIO , Gil. 

Coro general. 



La escena en Algeciras.^Época actuaL 



Esta obra es propiedad de su autor, y nadie podrá, sin su permi- 
BO) reimprimirla ni representarla en España y sus posesiones de Ultra- 
mar, ni en los países con que se hayan celebrado ó se celebren en ade- 
lante tratados internacionales de propiedad literaria. 

El autor se reserva el derecho de traducción. 

Los comisionados de la Galería Lírico-Dramática, titulada el Teatro, 
de D. FLORENCIO FISCO WICH, son los encargados exclusivamente 
de conceder ó negar el permiso de representación y del cobro de los 
derechos de propiedad. 

Queda hecho el depósito que marca la ley. 



A LA SEÑORITA 



M4RU DEL CUS DE li COSCHU É IliRT. 



Á tu padre debo que se haya representado 
este juguete. Ya que el público no le rompió 
la noche del estreno, consérvalo tú en el rin- 
cón de tus muñecas, como recuerdo de tu 
amigo 



José María Ovejero, 



672645 



ACTO ÚNICO. 



Merendero en un patio al estilo de Andalucía, una barba- 
cana cierra el foro y el costado izq^ulerdo del espectador. 
Ai lado derecho la casa de Dolores con puerta practica- 
ble. Al forO) y en la barbacana, paerta desde la qao sa 
ve el campo ó el mar. Cielo carg^ado y nebuloso. Sillas, 
bancos y mesas. Un toldo recogido sobre el balcón ó ven« 
tana de la casa que pueda correrse cuando lo exija la 
acción. 



ESCENA PRIMERA. 

DOLORES, PALILLOS, CORO GENERAL. 

€ORODEHOMBS. ¡Viva la tierra, niñas! 
¡Viva su cielo! 
¡Y la mar andaluza, 

cuyo salero, 
lleváis en esas almas 
y en esos cuerpos! 
Coro de müjs. Viva la manzanilla 
que en estos cuerpos 
hace ver á los hombres 
nuestro saterol 



— 8 — 

¡Viva la tierra, chicos^ 
viva su cielo! 

Pal. ¡Viva la tauromaquiat 

viva el toreo, 

Lagartijo y el Curro, 
Cara y Frascuelo! 

¡Vivan las banderillas 
puestas al sesgo! 

¡Viva la tierra, niñas^ 
viva el salero! 

¡Viva la tierra, viva, 
viva su cielo! 

¡Vivan las banderillas 

puestas al sesgo! 



HABLADO. 

DoL, ¡Qué juerga] ¡Válgame Dios 
y qué alegría va á haber! 

HoM. i.° En el chozo.de Dolores 

no se habrá visto otra vez 
ni gente de más empuje 
ni mas jorgorio. 

Todos. ¡Eso es! 

DoL. ¡Para acreditar la casa 
es lo que se debe hacer! 

Pal. ¡Es muy alegre ganarse 
de esta manera el parnél 
¡En cuanto yo me contrate 
en la Plaza de Jerez, 
y ponga un par al cuarteo 
con mucho arte y mucho aquél y 
os voy á dar otra juerga 
en que sus vais á beber 
todo el mar Minditerraneo 
y el Dónceano también! 

HoM. 2.° Si se te cura el reuma. 

HoM. 3.** Y el asma. 

Pal. ¡Vamos á ver! 



— 9 — 

¿Las piernas y los pulmones 
llevan el arte? ¿Ó qué, 
pensáis que sirven?... 

¡Palillos? 
Pues sirven... 

Para correr. 
Y si te engancha un berrendo 
en la Plaza de Jerez... 
Le doy un quiebro y en paz. 
Si antes no te quiebra él. 
¡Vaya, que no va de broma! 
Puos vaya de veras. Bienl 
Os hice venir aquí 
como debéis suponer, 
por algo que al cante fino 
como al toreo de prez 
interesa en estos tiempos 
en que el arte marcha bien. 
HoM. 1.° ¡Viva el cantel 



HeM. 


1.° 


HOM. 


2.'' 


HOM. 


1.° 


Pal. 




HOM. 


1.° 


Pal. 




HOM. 


2.° 


DOL. 





Unos. 


¡Viva! 


Otros . 


¡Viva! 


Pal. 


!Y el presupuesto! ¡Y Muleyí 




!Y el aceite de bellotas! 




¡Y Churruca! 


DOL. 


¡Cállate! 




Cimarrón ha contratado 




la Plaza del Puerto. 


Todos. 


¿Qué? 


DoL. 


Tiene un primo concejal 




y en esas cosas sabéis 




que valen las influencias. 


HoM. 2.' 


" ¡Si valen!... 


Dol. 


Pues vais á ver. 




¡Quiere tener esta noche 




una juerga, como él 




sabe darlas. Mucho vino! 




¡Mucha gente! 


Unos. 


¡Bueno! 


Otros. 


¡Bien! 


Dol. 


Y cuando os diga quien trae. 




todos vais á comprender 




si el jorgorio de esta noche 



— 40 - 

^es jorgorio de iuterés... 
HoM. 1.° Habla pronto. 

Otros. (Formando corro.) ¿Qué Será? 

OoL. Que La Morena con él 

viaja y come... y... se pasea, 
sin que vayáis á creer 
por esto... 
Pal. Te comprendemos. 

DoL. Bueno, lo sabéis muy bien... 
Pues, como decía, tiene ^ 
nuestro hombre gran interés 
en que La Morena luzca 
su estilo... pero ya sé 
que vais á abrir una baca... 
¡qué boca! 
HoM. 1." Pero ¿por qué? 

DoL. ¡Porque el cante de la moza 
es el cante aragonés! 

MüJ. 1.^ ¿Pero Dolores? 

Muj, 2.* ¿Qué dices? 

DoL. ¡Canta el flamenco también, 
pero lleva una rondalla 
que chilla jotas. Ya veis! 
Yo, que por las malagueñas 
y el fandango, no sé qué 
dejaría; por vengarme 
de esa artista, voy á traer 
al chozo á la cantaora, 
á Lucía, que encontré 
esta mañana en la Plaza. 

HoM. 1." Bueno. 

MüJ. 1.^ ¡Me parece bien! 

DoL. Pero viene con su hermano 
que está ciego. ¡Pobre de él! 

HoM. 1,° Pues anda que Cimarrón... 

DoL. Sí; con ella no se qué... 
dicen... 

MüJ. 1 .' ¡Pobre cantaoral 

HoM.'l.** Yo, por ella. 

MüJ. 2.* ¡Yo, también! 

HoM. 2.° Dejar el cante flamenco 
por el cante aragonés, 



- id — 

Pal. Es como dejar los toros 

por una ópera. 
HoM. 1.° ¡Hay que ver! 

DoL. ¿Conque vendréis á la noche? 
HoM. 2.' Sin falta, Dolores. 



DOL. 


¡Bien! 




Pues dejadnos que las luces 




aun hemos de disponer. 


HOM. 1. 


° ¡Viva la Dolores! 


Todos. 


¡Viva! 


DOL. 


Hasta luego. 


Unos. 


Hasta después. 



MÚSICA. 

Hombres. ¡Viva la tierra, viva! 

¡viva su cielo! 

Mujeres. ¡Viva la tierra, chicos, 

• viva el salero! 



ESCENA II. 

DOLORES, PALILLOS preparando la escéaa para la 
jaer^a. 

HABLADO. 

DoL. Pon aquí bancos y sillas; 

carriles para las óañas. 
Pal. ¡Con este tragin, Dolores, 

los huesos se me quebrantan! 
DoL. Pues si por esto te asustas 

di, ¿qué vá já ser en la plaza, 

SI con tus cincuenta y tres 

y el pico... sales? 
Pal. ¡Bien, basta! 

Los artistas son eternos... 
DoL. ¡Artista... con esa estampa! 
Pal. Sabes que esta es la ocasión, 



- i2 - 

ocasión con pelo ó calva, 

para que en una cuadrilla 

meta yo el cuerpo... 
DoL, Ó la pata. 

Pal. ¡Dolores!... 
DoL. Ojo, Palillos. 

Mira que la carne rancia 

les gusta á los bichos mucho 

y la tuya es atrasada. 
Pal. Si yo soy cecina fresca • • 

tú eres ternera de lata. 
DoL. ¡Si desde que tú naciste 

hasta qae yo nací, pasan 

de siete hermanosl... 
Pal. Lo menos... 

DoL. Los que nacieron en casa... 

Déjate de esas historias 

y vete á fregar más cañas. 
Pal. ¡Un hombre de mis instintos!... 

(Hacieodo ademanes tauromáquicos. Viendo á ia 
Morona.) 

¡La Morena] ¡Virgen S^^nta! 
Dáselas á fregar á ella 
y no te deja una sana. 

. ESCENA III. 

DICHOS y LA MORENA. 

Morena. ¡Hola, Don Esparabanes! 

¿Y los achaques? 
Pal. Bien, gracias. 

DoL. ¡Morena! 

Morena. ¿Tienes que hacer? 

DoL. Algo. 
Morena. Veo que trf bajas... 

Pues yo... venía á decir... 
Pal. ¿Una fresca? 
Morena. Dos palabras. 

DoL. Lo que quieras. 
Morena. ¡Nada más! 

Pal. (Vamos, y después, se larga.) 



- 13 ~ 



Morena. 

Pal. 
Morena. 

DOL. 

Morena. 
Pal. 

DOL. 

Morena. 



Pal. 

DOL. 

Morena. 

Pal. 

Morena. 



Dol. 
Morena. 
Pal. 
Morena. 



Como esta noche venimos 
á celebrar de la plaza... 
¿El ajuste! 

Si, señor. 
|S1 vieras cuánto me falta 
que arreglar! 

Te ayudaré... 
(¡Ay, qué fina está!) 

No, gracias. 
Como yo no sé fingir 
y á mí estas cosas me cargan 
vengo á decirte... 

(¡Preparen!. ..) 
Lo que quieras... ¡Vamos! ¡Habla! (Pausa.) 
¿Conque viene la Lucía? 
Si, viene, está convidada. 
Calle usted, que vá á toser 
si se esfuerza la garganta.. 
Pues bueno, mira, Dolores, 
á mí no me importa nada 
que venga esa... milindrosa 
con sus ayes y sus lágrimas 
á cantar dos coplas tristes, 
remedo de sus desgracias, 
y haserme la competensia 
por un hombre. Pues se chala 
de celos por Cimarrón; 
y como tú eres tan pava 
no has comprendido su juego 
y está enseñanda las cartas. 
Pero, Morena. 

Lo dicho. 
¿Y er negocio? 

Usté, don Náuseas, 
se calla. Pero verás! 
¿Qué yo canto? ¿Qué ella canta? 
Con esto nada se pierde. 
Ya las coplas preparadas 
tengo, para que ella sepa 
que de una historia atrasada 
voy á sacarle los trapos 
á relucir... ¡con más ganas! 



— 44 — 

Pal Mira, '*,hica... Si son sucios, 

debéis lavarlos en casa. 
Morena. Lo dicho. Nadie me apea. 
DoL. Morena, mira lo que hablas. 
Morena. Por eso... no faltaré. 

Pal. (Á Dolores viéadolos llegar.) 

(Lucía y su hermano.) 
DoL. (Calla.) 

Morena, (oyendo cl aparte.) 

¿Qué viene? ¡Pues ya me voy! 
Pal. Llega al desván la otra gata, 

conque tome usté el olivo 

y no se arañen en casa... 
Morena. Me voy á descomponer 

si la veo... 
Pal. Sí... y es lástima. 

DoL. Pero ¿vendrás? 
Morena: ¿Sí vendré? 

¡No faltaría por nada! 

ESCENA IV; 

DOLORES, PALILLOS, después LUCÍA y ANTONIO 

conducido del brazo por ésta. La orquesta empieza á prelu" 

diar el wals de Lucia.) 

DoL. ¡Se marchó! ¡Gracias á Dios! 

Pal. ¡Qué airecillo se levanta! 

DoL. Pues vete y prepara el toldo. 

Pal. y es Sudoeste. 
DoL. ¡Qué ganga! 

Pal. ' Pues si se moja la juerga 
estando tan preparada... 

DoL. ¡Pobre Lucía! ¡Va viene! (Entra Lucía,) 

Pal. ¡Vivan las jcmbras con alma! 

Lucia. Gracias, Palillos, ¡Dolores! 

DoL. ¡Hola, Antonio! 

Pal. (Abrazando á Antonio) ¡Buona Cara! 

Antonio. ¡Adiós, Palillos! 

DoL. . (Á Antonio ) ¡Muchachol . * 

No pienses en tu desgracia! 
Pal, Tomareis un refrigerio. 



^ 45 



Lucia. 


Gracias, no tenemos gana. 


DOL. 


Os voy á traer jamón. 


Pal. 


Y aceitunas y unas cañas. 




No estés triste. 


Antonio 


¿Yo? ¿Por qué? 


Pal. 


Las pesadumbres se marchan 




del cuerpo con remojones 




de lo añejo. (Le dá una caña.) 


Antonio 


. (Entra Dolores ) ¡Vava en gracial 


Pal. 


Y sigue picando el viento, 




y la mar esta rizada. 


DOL . 


Y que se vá á hacer de noche 




y no he cortado las .magras. (Á PeIUIcs.) 




Vente conmigo á bajar 




los jamones. 


Pal. 


Tú, muchacha, 




come y bebe, que es preciso 




que suavices la garganta. 



ESCENA V. 

ANTONIO y LUCIA, el pdmero cabizbajo y proocupadíK 

MÚSICA. 

Lucia. Antonio quisiera 

poderle olvidar, 

más, ¡ay! su recuerdo 

de mí no saldrá. 

Su nombre adorado 

yo quiero borrar, 

y en el alma mía 

grabándose vá. 

¡Ay! ¡ay! que le adoro 

y le amo sin cesar, 

y este amor vehemente 

no perdonarás... 
(Reparando en la tristeza de su hermano, hace tras* 
sición.) 

¡Á cantar, sin oír 
la voz del corazón! 



— 16 — 

¡A cantar! ¡á bailar! 
¡Qué hermoso es el ainorl 

(Baila mientras sigue la orquesta ) 

La, larán, Jaran, la, 
lalaran... 

(Nueva transición al verdadero carácter del perso- 
naje.) 

Antonio quisiera 
poderlo olvidar, 
¡más ay! su recuerdo 
de mí no saldrá 

Si te juro olvidarle 

te engañaré 
¡si arrancarle del alma 

ya no podré! 
Antonio querido, 
Antonio, perdón, 
perdona á tu hermana 
perdona su amor. 



HABLADO. (1) 

Antonio. No se me puede olvidar 

la intención con que me habló 
el Chato... ¿Te acuerdas? 

Lücu. ¡No! 

Antonio. Conque Lucía á cantar 
en el chozo de Dolores 
va esta noche... me decía. 
Pues que prepare Lucía 



(l) Los autores deberán estudiar esta escena, única de 
la ebra que entraña alguna dificultad, de modo que empe- 
zándola pausada y tranquila, crezca en movimiento progre- 
sivo hasta cuando Antonio dice, ^ En SUS braZOSl ¡Sin 
timónl» Considero de )a mayor importancia, para conseguir 
en ella algún efecto, que Lea rápida la frase en la parte des- 
criptiva de la escena. 



— 17 -- 

playeras de las mejores... 

Lucia. Y eso qué tiene que ver... 
será que piensa venir. 

AntoiNIO. Cuando se iba á despedir 
me repitió «¡Puede ser 
que vaya algún conocido 
al merendero!» «Quizá» 
le contesté. «Pues irá» 
me dijo «y vé prevenido...» 

Lucia. Sospechas que Cimarrón... 

Antonio. No me lo nombres siquiera. 

Lucia. Si viniera... 

Antonio. Si viniera... 

prudencia y observación. 

Lucia. Desde aquel famoso día... 

Antonio. Que fué día de tronada... 

Lucia. Yamos jornada á jornada... 

Antonio. Recorriendo Andalucía... 

Lucia. Buscándole sin cesar... 

Antonio. ¿Y para qué le buscamos? 

Puede que si le encontramos 
ni nos quiera saludar. 

Lucia. Entramos y amanecía 

cuando entramos en el chozo. 
, Tú, como el más guapo mozo: 
yo, rebosando alegría, 
íbamos á celebrar 
en aquella reunión... 

Antonio. La última amonestación. 

Lucia. Como que me iba á casar 
con él, á los pocos dias. 
iQué bulla! ¿Recuerdas? 

Antonio. ¡Sil 

Lucia. ¡Todos brindaban por mí! 

Antonio. Tú cantabas. 

Lucia. Tú bebías. 

Antonio. Él, en un banco, á tu lado...^ 

Lucia. «¡Viva Lucía!» gritaba. 

Antonio. Y sobre la mesa estaba 
bailando un zapateado 
Bartolo que era el padrino. 

Lucia. Que gritaba «¡Viva el vino!» 



18 — 



Antonio. Y seguía el rasgueado 

de las guitarras... 
Lucia. ¿Qué tal? 

decía í^epe, cliiquilla. 

Paz freía pescaüla. 

Y eutre el ruido del cristal 
se oia cantar, reir. 

Antonio. Y los carriles chocaban... 
Lucia. Y las cañas se quebraban... 
Antonio. Y el aceite hacía hervir 
en la sartén el pescado... 

Y Paco qu'i era un matón... 
Lucia. Y quo estaba muy cargao.,. 
Antonio. Le vimos... 

Lucia. Medio liao 

á golpes con... Cimarrón. 

Y llegó en aquel momento 
¿te acuerdas? 

Antonio. Sí: Juan Racimos. 

Lucia. Para separarlos faimor. 

en su barca. . 
Antonio. Á sotavento 

iba yo. 
Lucia. La mar crecía... 

Yo con Cimarrón hablaba... 
Antonio. Mientras Paco se quedaba 

sin saber lo que decía... 
Lucia. Nos hicimos á la mar. 

Y aun me parece que veo 
desde la barca el jaleo 
del chozo. Para alejar 

la idea de la pendencia 

cantábamos., 
Antonio. Pero el viento 

arreció por barlovento... 
Lucia. La barca sin resistencia... 
Antonio. Y la mar dura, muy dura... 
Lucia. Y atracar no se podía... 
Antonio. Y el cordelaje crujía... 
Lucia. «¡Iza ia vela!» 
Antonio. Locura-' 

fué la tal proposición. 



— 49 — 

Lucia. «¡No lo hagas, que el viento agachaU 

dijiste. 
Antonio. Vino otra racha... 

Y se nos llevó el timón. 

Y entonces el trueno estalla 
y las olas se embravecen 

y sus espumas se crecen 

para ir rodando á la playa... 
Lucia. Suena á mis pies un crujido... 
Antonio. Revienta un golpe de mar... 
Lucia. Y yo me siento arrastrar 

por un brazo, que, fornido, 

entre las olas me lleva. . 
Antonio. Á oscuras nadaba yo... 
Lucia. La lancha rota quedó 

y sus despojos eleva 

el temporal. 
Antonio. ¡Noche cruel! 

Lucia. Cimarrón sigue nadando... 
Antomo. y yo con el mar luchando... 
Lucia. Y yo, arrastrada por él. (Con alegría.) 
Antonio. ¡En sus brazosl... ¡Sin timón!... 

(irónico, pero noiDcisivo.) 

¡Por el piélago profundo!{.. 

Suelto el diablo por el mundo 

que nunca pierde ocasión... 
Lucia. No sigas. 
Antonio. La playa sola. 

El fuego junto á la yesca, 

y aunque la brisa era fresca, 

el agua que lleva una ola 

es poca para apagar 

ese incendio maldecido 

con que ei demonio ha sabido 

á los novios abrasar. 
Lucia. ¿No sabes lo que es querer? 
Antonio. Pero sí lo que es quemarse 

en ese fuego, y quedarse 

á la sombra una mujer. 

Tú hiciste mal en callar 

entonces tu ligereza, 

confiada en la presteza 



— 20 - 

con que os ibais á casar. 
Lucia. Y él antes de ser mi esposo 

fingiendo una urgencia, huyó. 
Ant. Pero si le encuentro yo... 

y que le encuentre es forzoso, 

¡veremos quién puede más! 
Lucu. Antonio, vamos de aquí; 

si viene... 
Aktonio. ¿Marcharnos? 

Lucia. ¡Si! 

Antonio. Pues no lo conseguirás. 

ESCENA VI. 

DICHOS, PALILLOS. 

Pal. Jesús, qué gente más floja. 

No se han comido el jamón, 

¿Estabais tragando viento? 

fPues buena tendrás la voz (Á Lacia.) 

si te alimentas del aire!... 

¿Ó es que tú suenas mejor 

si estás hueca, como el caño 

de un órgano? ¡Vive Dios! 
Antonio. Arrecia el tiempo, Palillos, 
Pal. Ha saltado un viento atroz, 

y voy á correr el toldo... 
Lucia. Lástima de reunión. 
Pal. ¡Iba á estar buena la cosa! (Corriendo el toldo.) 
Lucia. ¿Qué gente viene? 
Pal. Á eso voy. 

Ya sabéis que es muy antigua 

por los toros mi afición; 

y que al que de ellos se burla 

yo no le llamo español.. . 

Y es el caso que quería 

quedar cdntratado hoy, 

lo cual es cosa muy fácil 

viniendo aquí Cimarrón... 
Lucia, ¿Qué dices? (Muy abitada.) 
Antonio. (So levanta.) Habla, Palillos. 
Pal, ¿Pues qué, sois sordos? ¿ó yo 



- 21 ^ 





no hablo claro el castellano? 


Lucia. 


¿Qué viene? 


Pal. 


¡La reunión, 




es cosa suya! 


Lucia. 


(ÁAnionio.) (No cspero.) 


Antonio, 


. (Te quedas.) 


Lucia. 


(Digo que no.) 


Pal. 


Él anda con la Morena 



muy amigóte... Es postor (Anochece.) 

que con la plaza del Puerto 

se ha quedado, y en razón 

ar negocio y á Itijembra.,. 
Lucia. Palillos... 
Pal. Pero por Dicís, 

¿no me dejas que le explique, 

muchacha, mi pretensión? 
Lucia, (¡Con la Morena! ¡Qué infame!) 
Antonio. Sigue, que te escucho yo. 
Pal. Lleva con ella una tropa 

que ha venido de Aragón, 

y pegan unos berridos 

cantando jotas, que Dios 

el mejor día les tira 

un tiesto de su balcón, 

si los gastan en el cieio 

que yo barrunto que no. 
Lucia. Y la Morena... decías... 
Pal. Vamos á mi pretensión, 

y lo demás, ¿qué te importa? 
Lucia. (Antonio.) 
Antonio. (¿Qué?) 

Lucia. (Vamonos.) 

Pal. Antes que ajuste cuadrilla 

le dices á Cimarrón, 

que soy un banderillero 

de buteriy de pitiflor, 

que clavo un par á cualquiera^ 

aunque sea al matador, 

y si baja el presidente 

y se pone en suerte, dosl 
Antonio. ¿De modo que la Morena 
se casa con Cimarrón? 



.--. 22 ^ 

Pal. Deja que cuelgue las luces... 
Y que cuelgue como yo 
la chica sus esperanzas 
más huecas que este farol. 

(Se oye por dentro del escenario y á distancia pre- 
ludiar una jota en las g'uitarras.) 

Lucia. (jYa vieneu!) 

Antonio. (iMejor, que vengan!) 

(Palillos sigue colgando faroles en el plátano del 
centro y en otros sitios de la escena, de modo que 
el chozo quede completamente iluminado, debea 

oirse algunos truenos lejanos.) 

Lucia. (A.ntonio, no es ocasión 

de que esperemos á ese hombre, 

y en este sitio.) 
Antonio. (¡Mejor! 

Parece que has olvidado 

el genio de Cimarrón... 

¿No sabes que es un chiquillo?) 
Lucia. (Antonio, Antonio. ¡Por Dios!) 

(siguen hablando en voz baja y Palillos colocan- 
do luces. Dolores sale y cubre las mesas con botellas 
y platos. La rondalla se acerca más y se la oye can- 
tar la estrofa y coro siguienle.) 



MÚSICA. 

Coro. La virgen del Pilar tiene 

un manto de azul y plata, 
con un letrero bordado 
en que dicg: soy de España 



HABLADO. 

Lucia. (¿Y si ha dicho á la Morena 
de mi historia Cimarrón 
los detalles?) 

Antonio. (No te asuste, 

casi sería mejor...) 



— 23 — 

MÚSICA. (Más cerca.) 

Morena. De las mujeres la historia 
es como mancha Je aceite, 
que por mucho que se enjugue 
ha de conocerse siempre. 

Coro. Á la jota jota 

viva la Morena, 
que es la cantaora 
mejor de la tierra. 
Viva su salero 
y viva el postor, 
de la plaza nueva. 
Viva Cimarrón. 

(Siguen las guitarras.) 



HABLADO. 

Lucia. (Vienen en son de pendencia; 

me lo dice esa canción. 

La Morena está celosa.) 
Antonio. (Si está celosa, mejoí) 



MÚSICA. 

Empiezan á entrar en el merendero CIMARRÓN, la MO- 
RENA, CORO GENERAL y la rondalla aragonesa. 

Coro. Ala jota jota, 

viva la Morena, 
que es la cantaora 
mejor de la tierra, etc. 
La jota es el alma, 
del pueblo español, 
y las malagueñas 
son el corazón. 
Es de nuestro escudo 
la corona el Sol 
y hay en la frontera, 



— 24 — 
tendido un león, 



ESCENA VIL 

HABLADO. 

Cm. (¡Lucíal) 

Lucia. (¡Él!) 

Morena, (á Cimarrón ) (¿Ya la has visto?) 

HoM. 1.° i Vive Dios que de la tierra 

aquí se volcó la sal! 
HoM. 2.° Vengan cañas y botellas. 
Morena. Hola, Lucía. (¡Qué guapaJ) 
CiM. (No te dispares, Morena...) 

Hola Antonio. ¿Cómo estás? 
DoL. Manzanilla. 
HoM. l.« ¡Venga! 

HoM. 2."* ¡Venga! 

Pal. ¡Viva el nuevo contratista! 
Todos. ¡Viva! 

Pal. y vivan lasyewftms. 

Todos. ¡Vivanl 
Pal. y er toreo fino, 

y Lucía y la Morena, 

y Gibraltar y Algeciras, 

y Lagartijo y Pucheta! 
CiM. (íLucía! Válgame Dios, 

ni una mirada siquiera... 

dirijes á los señores...) 
HoM. 1.° ¡Buena jembra! 
HoM. 2.** ¡Si que es buona! 

CiM. ¡Tiene una voz más hermosa, 

y más sonora... y más fresca 

que la brisa de la mar, 

y están salada como ella! 
Pal. (á la Morena.) (i\o tengas miedo, chiquilla, 

que esas son flores de juerga.) 
Morena. ¿Me está usté tomando er pelo? 

¡Pues mire que es como cerda! 
CiM. Antonio, bebe, muchacho. 
Antonio. Dame vino. 



— S5 - 



GlM. 


Toma. 




Antonio 


1. ¡Venga! 
¡Y brindo por Cimarrón, 
y brindo por las promesas 
que como el viento volaron 
en una noche como estal 




Usos. 


¡Que las digal 




Otros. 


¿Que las diga! 




Unos. 


¿Cómo serán? 




Otros. 


Que se sepan... 




ClM. 


Señores, siga la broma. 




HOM. 1/ 


' Vamos á ver, ¿quién es ella? 




ClM. 


¿Ella? Una mujer que tiene... (Pausa.) 




Morena 


. ¿Pero qué tiene? 




Lucia. 


(Á Cimarrón.) ¡Vergüenza! 




Morena, 


. ¿Es esto un confesonario? 
¿Es un duelo ó es una juergal 




DOL. 


¿Qué, no te gusta que se hable? 




Lucia. 


Tiene razón la Morena, 
aquí se viene... 




Antonio 


Á brindar 
y á divertirse. 




Morena, 


(Y si cuela... 
á soltar, como quien dice, 
á cualquiera una indirecta.) 




ClM. 


(¡Tú quá sabes de esas cosas!) 
Lucía, vamos, empieza. 




HOM. 1." 


* SJ, que cante. 




Ídem 2.° 


Si, que cante. 
Si la voz es como ella. 
Cimarrón, ¡vaya una cara! 
¡Jesú, que cosa más buena! 




Morena. 


(Estoy rabiosa.) 




GlM. 


¿Qué tienes? 




Pal. 


{Er güeso de una chuleta (Oyendo el aparte 

atravesao en la garganta.) 


.) 


Morena. 


, ¡Es poco. Palillos! ¡Echa! 
(Voy á decir á esta gente 

toda tu historia con ella.) (Á Cimarrón.) 




ClM. 


(Morena, ten cuidiaito, 
no se te vaya la lengua.) 




Pal. 


¡Vamos, empieza, Lucía! 





— 26 — 

¡Despejen la plaza! ¡Fuera! 

¡Los monos sabios, al puesto! 

¡Que avisa la Presidencia! 
€iM. ¿Sigues tan aficionao? 
Pal. ¡Pongo un par en las estrellas!! 
€iM ¡Vamos, muchacha, Lucía! 

(¡Se me va el alma con ella!) 

¡Una ronda y á cantar! 

¡Muchachos, siga lajuergal 



MÚSICA. 

Coro. Á cantar, muchachas, 

venga uoa canción, 
sea malagueña, 
sea de Aragón. 

Hombres. Que sois de la tierra 
en que hasta la mar 
á sus olas blancas 
las hace cantar. 

Mujeres. Empieza, Lucía, 

pronto tu canción, 
mira que rendido 
está Cimarrón. 

(Aire andaluz.) 

Lucia. Un hombre clavó en mi alma 
una mirada de amor, 
¡Si habría fuego en sus ojos 
que en ella nació una flor! 

(Aire aragonés.) 

Morena. Ten cuenta con esas flores, 
porque suele suceder 
que las siembra un jardinero 
y las coge Lucifer. 

Coro. Tiene mucha gracia, 

muchachos, la apuesta: 
una es la pregunta 
y otra la respuesta. 
¡Que siga la broma, 
siga la función. 



— i7 <- 

Anda tú, Lucía, 
venga otra canción! 

(Aire andaluz.) 

Lucia. El corazón de los hombres 
no es, como diceo, de carne, 
ni es de madera, ni es hierro, 
que es más duro que el diamante. 

(Aire aragonés.) 

Morena. En cambio, el de la mujer, 
como el árbol del azahar, 
' pierde las flores y el fruto 
con mucha facilidad. 

(Seg'uidilla mancheg'a.) 

Pal. Si el naranjo es tan falso 

que se hace astillas... 
que no hagan de su leña 

las banderillas. 

Que al golpe ceden 
y, al fin, como son hembras, 

quebrarse pueden. 
Coro. Dios quiera que mi gallo 

salga bien de esta... 
Todos los picatazos 

van á la cresta. 

(EI coro repite el estrambote.) 

Coro. Tiene mucha miga, 

chicos, la canción, 

gane Andalucía 

ó pierda Aragón. 
Lucia. Todos entendieron, 

• Xpáos mi intención, 

gane Andalucía 

ó pierda Aragón. 

Lucia y Atonio Para mi desgracia 

no habrá compasión, 
gane Andalucía 
ó pierda Aragón. 



— 28 — 
HABLADO. 



DOL. 


Vaya, Cimarrón, ¿qué dices? 




Pal. 


Oye, Cimarrón, ¿quién gana? 
¿Á quién se va á dar el premio? 




DOL. 


¿Qué es eso, Lucía? (Lucía abatida y cabizbaja 


.) 


Lucia. 


¡Nada! 
El calor... 




ClM. 


¿Qué te sucede? 




DOL. 


¿Quieres que te demos agua? 




Morena 


. Las luces... y la tormenta... 




Pal. 


(No estás tú mala tronada. .) 




HOM. 1. 


' Hoy se debe dar un premio 
Sil estilo y á la gracia... 




Ídem. 2. 


° ¡Que se ponga á votación 
y veamos quién le gana! 




Ídem 1.° 


' ¡Cuidiao que vale la jota! 




Ídem 3.' 


¿Y las malagueñas? 




Ídem 2." 


¡Calla! 
¡Hay, acaso, algún cantar 
que sea malo en España! 




Morena, 


. Lo que hay aquí es mucha tila 
y palique y canchilagua, 
y dengues y monerías, 




Pal. 


Mira que si no te callas, 
van á decirte, Morena, 
que eres tú la cataplasma. 




Morena. 


Aquí no hay otra cuestión 

sino que esa.., (Por Lucía.) 




Pal. 


¡Calla! 




DOL. 


¡Calla! 




Morena. 


Pues, como decía, que esa... 





Pal. Escúchame dos palabras. 
Has sufrido una cogida 
en la cuna, con desgracia. 

Era un bicho de CUidao, (Mira á Cimarrón.) 

de ganadería brava,] 

que arrancó desde los medios 

para cogerte en las tablas. 

Unos, ¡Bien por Palillos! 

Otros. ¡Se porta! 

Otros. ¡Por el discurso, una caña! 



. — 29 — 

Arag. {,* ¡Otra! que hable la Morena. 
CiM. ¿Hablo yo? 
Todos. ¡Sí, que hable! 

Antonio. fBasta! 

Que me toca el turno á mí 

para decir que mi hermana, 
"• ni canta para llevarse 

aplausos como en subasta, 

ni la marea el calor, 

ni la asusta la tronada, 

aunque los vientos se llevan 

á veces muchas palabras... 
CiM. iPero, Antonio, como hoy 

está la mar agitada*, 

ese viento Sudoeste 

que la encrespa y la levanta, 

igual que se las llevó 

te devuelve mis palabras! 
Morena. ¿Qué dices? 
CiM. ¡Mucho, Morena! 

Unos. ¡Que te vayas! 
Otro. ¡Que se vaya! 

Morena. ¡Descaraos!.,, ¡beatona! (Á Lucía.) 
Pal. (Te salió mal la jugada.) 
Morena. ¿Que me marche? 
CiM. Pero espera. 

¡¡Chicos, Lucía se casa 

conmigo! ¡Siga la broma! 

Lucia. ¿Es cierto? (corriendo ai laio de Cimarrón-) 

CiM. Sí. La tronada 

deshizo la boda un día, 

y hoy ha venido á arreglarla. 
Antonio. ¡Lo ves como era un chiquillo! 
Lucia, jNo! ¡Es un hombre de palabra! 

Morena, yo te perdono. 
Morena. Por el perdón, muchas gracias, 

y por la prenda que llevas... 

no pienso decirte nada... 

Cuando vayas á la iglesia 

á casarte, sí te casas, 

ten cuidado con el novio, 

no se lo lleve una racha 



— 50 — 

de viento y quedes cantando 

el De profundis clamabat. 
Lucia. ¡Nos llevaría á los dos! 
Morena. ¡Qué romántica es la gracial 
Lucia. ¡Qué rencorosa! 
Morena. ¡Qué ñoña! 

Lucia. Morena, lo dicho. 
Morena. Aguarda 

que nazca el cura y se ordene 

y que le tejan el alba 

que há de sacar al altar 

para casaros. ¡Y basta! 
CiM. ¿Irás á misa de nueve? 
Pal. Anda, ve á darle las gracias. 
Lucia. ¡Que te convido á la boda! 
CiM. ¡Vente por aquí mañana! 
Morena. ¡Me marcho! Vamos, señores. (Á la rondalla.) 

¡Qué noche! (saie.) 
Pal. ¡Sí, aprovechada! 

¿Me contratas? (Á cimarrón.) 

CiM. ¡Cuídate 

y vive en paz con tu hermana! 



MÚSICA. 

Coro. ¡Viva la tierra, niñas, 

viva su cielo, 
y la mar andaluza 
que guarda dentro 
palabras de los hombres 
que vuelve el viento! 



TELÓN. 



títulos. 



ACTOS. 



AUTORES. 



Propiedad 

qae 
eurrespoa de 



ZARZUELAS. 



Aire colado 

Antolin 

Chin-Chin 

De Lavapiés á Galiefa 

Desenlace de un drama 

Dos viruelas á la vejez 

El cuento del año c 

El clnb de los feos...' 

£1 figón de las desdichas. 

El grito del pueblo 

El oro de la reacción 

Fuegos artiílciales 

Juanito Tenorio 

Juegos Icarios 

La fiesta de la Gran Vía — , 

La Lolilla ha parecido 

La Tifia del seüór 

La opera española 

Los amores de un cesante 

Las bodas de Jerorao 

Los sobrinitos 

Manicomio político 

Modus-vívendi matrimonial 

Te espero en Eslava tomando café. 



Toros embolados 

Tres y repique 

Tula 

Playeras 

Madrid en el año 2. 000... 

El estudiantino 

Las amazonas del Ganges. 
ManolitoelRayo 



Sres. Manuel Nieto 

R y J. Taboado 

Perrío, Palacios y Nieto . . . 

Arango y Viaña 

Guzman y García Cátala. . . . 

Emilio Ramos 

Eduardo Navarro 

Perrin y Palacios 

Antonio Llanos 

Granes y Cereceda 

Fernandez. Caballero 

Carlos Mangiagalli 

Manuel Nieto 

Manuel Nieto 

Mannel NirtQ. ».,.».. • 

E. Sánchez Seña 

Navarro y Ca ballero 

Rafael Taboada 

Antonio Roig 

Plña García y Nieto 

R. y Joaquín Taboada 

Eduardo Navarro 

Manuel Nieto 

Granes, Lustonó, Jacksón y 

Nieto 

M. Nieto 

E. Navarro 

Rafael Taboada 

Adolfo Llanos 

Perrin, PalaciosyNieto. ... 

López Ayllón 

Casademunt 

López A^iií^n 



M. 

L, yM 
L.yM» 
L. yM. 
L. yM. 
L. 
L. 
L. 
L. 

L.yM 
M. 
M. 
M. 
M. 
M. 
L. 

L. y M. 
M. 
L. 
yll2L. 
L. v M 
L. ■ 



L.yli2M 

M. 

L. 

M. 

L. 
L.yli^M. 

L y M. 

ll2L. 

L. vM. 



ARCHIVO Y COPISTERIA MÜSICáL 

IPARA GRANDE] Y PEQUEÑA ORQUESTA 
PROPIEDAD DE 

FLORENCIO FISCOWICH, EDITOR. 



^/v^.wwwwv•rfv^/w^^wv• 



Habiendo adquirido de un gran número de nuestros mejo- 
res Maestros Compositores, la propiedad del derecho de repro- 
ducir los papeles de orquesta necesarios á la representación y 
ejecución de sus obras musicales, hay un completo surti- 
do de instrumentales que se detallan en Catálogo separado, ¿ 
disposición de las £mpresas. 



PUNTOS DE VENTA. 



En casa de los corresponsales y principales librerías de Es- 
paña y Extranjero. 

Pueden también hacerse los pedidos de ejemplares direc- 
tamente al EDITOR, acompañando su importe en sellos d6 
franqueo ó libranzas, sin cuyo requisito no serán serTÍdos« 



i